Con mi amigo nos fuimos a hacer unos masajes y terminamos armando alta joda con la masajista.
DESCARGAR VÍDEO
Con mi amigo nos fuimos a hacer unos masajes y terminamos armando alta joda con la masajista.

Tenía una contractura de la puta madre en el cuello así que mi amigo me acompañó a una sesión de masajes en un centro de Morón. La cosa es que cuando llegamos nos dimos cuenta de que la putita que atendía en el lugar en realidad no tenía ganas más que de nos la cojamos para que nos saquemos las tensiones del todo. Claramente no pudimos despreciar a semejante hembra en celo que parecía estar dispuesta a que le diéramos entre los dos y al mismo tiempo. El alto trío que se armó con la turra hizo que la yegua recibiera pijazos por todos lados y, de yapa, una buena lechada como broche de oro.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed