El terrible anal que le hice a esta misionera gacuhita me sacó la leche que tenía acumulada con esta putona.
DESCARGAR VÍDEO
13.302 visitas
| REPORTAR
El terrible anal que le hice a esta misionera gacuhita me sacó la leche que tenía acumulada con esta putona.

En el quiosco de la vuelta de mi casa labura esta misionera recién llegada de Oberá que está más buena imposible. El terrible culo que tiene la putona hace que se me pare la pija cada vez que la miro y es por eso que me puse en campaña para levantarme a esta zorra de una buena vez para sacarme las ganas bárbaras de empomármela que tengo. La misionera rapidona al toque entendió que le tenía unas buenas ganas de darle matraca así que no me costó mucho trabajo en convencerla de garchar en mi casa al poco tiempo de empezar a chamuyármela. Cuando vi ese ojete todo para mí, listo para que se lo llene de leche, no pude evitar enterrarle hasta la garganta la verga.

Ver comentarios

Comentarios