Haciendo yoga con esta atorranta, pintó garche ahí nomás y terminé dándole murra a más no poder a la muy perra.
DESCARGAR VÍDEO
3.272 visitas
| REPORTAR
Haciendo yoga con esta atorranta, pintó garche ahí nomás y terminé dándole murra a más no poder a la muy perra.

Fui a mi clase de yoga como todos los jueves y como el profesor no llegó a tiempo, la puta de mi compañera me tiró la onda para garchar y poner en práctica toda esa flexibilidad que tiene la trola. Empomándome a la zorra alzada es que descubrí que yoga ayuda a que esas gambas se dobles para todos lados así que por fin le encontré una utilidad a esa hora por semana que invierto en mí. Me la garché tan profundo a la mina que supongo que por unos cuantos días la muy atorranta no va a poder caminar sin renguar, pese a que la argolla estaba bien mojadita y mi pija casi se resbalaba de tan excitada que estaba la flaca.

Ver comentarios

Comentarios