La amiguita de mi hija me buscó tanto que no me quedó otra que cogérmela por el orto a la pendeja alzada y atorranta.
DESCARGAR VÍDEO
15.946 visitas
| REPORTAR
La amiguita de mi hija me buscó tanto que no me quedó otra que cogérmela por el orto a la pendeja alzada y atorranta.

Como casi todos los fines de semana, esta pendeja puta que es la amiga de mi hija se quedó a dormir en mi casa. La muy conchudita viene tratando de calentarme la poronga desde hace un tiempo largo pero me contengo porque la atorranta es apenas una minita alzada que no sabe lo que está haciendo. La realidad es que este viernes la zorrita me calentó tanto que no me quedó otra más que terminar por cogerme a la atorranta, aprovechando que mi hija estaba en el baño pegándose una ducha. La tiré sobre la cama de mi hija y la puse en cuatro con las gambas abiertas, y ahí nomás le metí hasta el fondo del orto la pija que, a esta altura, estaba toda venosa y lista para garchar a lo loco.

Ver comentarios

Comentarios