Le rompí la argolla húmeda a la conchuda calentona de mi vecina mientras el dorima estaba laburando como el boludo que es.
DESCARGAR VÍDEO
Le rompí la argolla húmeda a la conchuda calentona de mi vecina mientras el dorima estaba laburando como el boludo que es.

Cada vez que pinta le pego una visita a mi vecina calentona de la casa de al lado. Para empezar la semana bien arriba, esperé a que el dorima se fuera a laburar y le toqué el timbre. Como siempre, la puta lo primero que hizo fue asegurarse de que mi jermu no nos viera cuando ella me abría la puerta. Cerró las cortinas de la casa y puso traba a la puerta de entrada. Está tan buena mi vecina que cuando se puso en bolas y me mostró el orto, se me paró bien la pija y se me puso toda venosa, lista para coger a la zorra una vez más. Es tan gritona que para callarla y que mi jermu no escuchara los gemidos desde mi casa, le terminé llenando de leche la boca y haciendo que se trague todo.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed