Me levanté bien caliente y con la pija dura así que decidí que era hora de garcharme a la hija de mi empleada doméstica.
DESCARGAR VÍDEO
31.747 visitas
| REPORTAR
Me levanté bien caliente y con la pija dura así que decidí que era hora de garcharme a la hija de mi empleada doméstica.

Me desperté con la pija parada y no tenía ganas de hacer una paja solitaria. Así que de camino al baño, pasé por la habitación de mi empleada doméstica, que ya estaba trabajando en la casa, y aproveché para encarar a la pendeja de la hija. La minita trola no se resistió mucho a mi avance y terminé por cogérmela bien duro mientras la madre limpiaba la habitación contigua.

Ver comentarios

Comentarios