Me volteé a la puta de mi tía cuando la muy zorra vino a visitar a mis viejos. No paré de garchármela hasta dejarle la concha toda abierta.
DESCARGAR VÍDEO
Me volteé a la puta de mi tía cuando la muy zorra vino a visitar a mis viejos. No paré de garchármela hasta dejarle la concha toda abierta.

La atorranta de mi tía cayó en la casa de mis viejos de visita un domingo de lluvia. Como asado no se podía hacer, mis viejos fueron a comprar unos ravioles a la fábrica de pastas. En ese interín, la putona de mi tía aprovechó para hacerme una visita express a mi habitación. Cuando entró a mi cuarto, se aseguró de trabar bien la puerta, y al toque se tiró de palomita sobre la cama para que me la terminara cogiendo con todas mis fuerzas. Tan estrecha está la veterana trola que me aseguré de que esa concha se mojara bien, chupándole un rato el clítoris con mi lengua y viendo cómo la muy puta se retorcía de lo mucho que le gustaba lo que le estaba haciendo.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed