Putita tana llegó a Buenos Aires por el mate y se volvió una adicta de la bombilla.
DESCARGAR VÍDEO
Putita tana llegó a Buenos Aires por el mate y se volvió una adicta de la bombilla.

Esta pendeja tana llegó de Roma hace un mes y desde ese momento que no para de revolear la chancleta por todo Buenos Aires. La minita sabe que está más buena que comer pollo con la mano y, si a eso le sumamos el hecho de que es tana, ya tenemos el combo perfecto para querer empomarnos a esta turista del sexo. La flaca está parando en el hostel donde laburo así que de vez en cuando tengo la suerte de poder cogérmela por todos los agujeros. Lo que mejor hace, sin embargo, son esas tiradas de goma de la hostia que me dejan la verga bien morada después de acabar por llenarle la jeta de leche, tal y como esta vuelta.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed