Secuestramos a la esposa de un empresario y obligamos a la muy puta a dejarse coger por todos nosotros a cambio de bajar el precio del rescate.
Descargar vídeo
15.039 visitas
| REPORTAR
Secuestramos a la esposa de un empresario y obligamos a la muy puta a dejarse coger por todos nosotros a cambio de bajar el precio del rescate.

La trola que secuestramos no sólo nos dejó llenos de guita sino que además nos dejó una buena cogida. La puta era la esposa de un empresario y por eso la retuvimos unas horas hasta que el marido nos pagó el rescate. Mientras, los muchachos y yo nos la cogimos bien por todos los agujeros que tiene y ella, lejos de oponerse, colaboró con la causa y se abrió bien de gambas.

Ver comentarios

Comentarios