Tan flaquita era la turrita que cada pijazo que le iba metiendo esa un chillido de dolor.
DESCARGAR VÍDEO
Tan flaquita era la turrita que cada pijazo que le iba metiendo esa un chillido de dolor.

Me cogí a esta putita que es la amiga de una de mis hermanas y la verdad es que nunca creí que garcharme a una hembrita tan flaquita tendría sus beneficios. La mina es toda una atorranta en actitud y eso fue lo que verdaderamente me llamó la atención de ella. Ahora bien, cuando por fin me la empomé es que aprendí algo que nadie te dice y por eso es que quiero transmitir conocimiento: cuando te volteas a una flaquita pendeja como ésta, la atorranta chilla como loca porque tiene la concha bien cerrada. Debe ser por eso que me gustó tanto empomarme a esta minita que no paró de chillar como una cerdita.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed