Una vez que desvirgué a la trola de mi novia, no paré hasta dejarle bien abiertos todos los agujeros que tiene.
DESCARGAR VÍDEO
16.083 visitas
| REPORTAR
Una vez que desvirgué a la trola de mi novia, no paré hasta dejarle bien abiertos todos los agujeros que tiene.

La putita de mi novia me estuvo negando esa concha hermosa por bastante tiempo. Cada vez que le decía que ya era hora de empezar a coger, la muy atorranta se hacía la boluda y me daba vueltas como un trompo para negarme el acceso a esa argollita rosada y mojadita. El día que por fin me entregó la cajeta, se me puso tan dura y venosa la chota que decidí que ese era sólo el inicio de un largo historial de garchadas bien zarpadas a esta zorrita atrevida. Es así como me la terminé volteando por todos los agujeros que tiene la muy atorranta y cómo le terminé rompiendo bien tanto esa concha como ese culito goloso.

Ver comentarios

Comentarios