Al principio era feliz pero la rubia no aguantó más!

Descripción

Habíamos prometido tratarla bien, con amor y todo eso pero la rubia tenía una cola deliciosa, algo tímida pero perfecta para llenar de verga, al principio la estábamos tratando con amor y ella era feliz sintiéndose amada y toda la pelotudez, pero mientras más le dábamos poronga a la piba más nos ponía duros, llegó un punto en que la mina ya no podía más con el dolor pero sabía que ni yo ni el otro pibe íbamos a parar de empujarle la verga, por cierto esta lindura es amiga de mi hermana pero desde hoy es mi putita favorita, todavía tiene la concha estrecha pero da buenas batallas. Tiene su mérito la piba.