Borracha no sintió mi pija pero no quiso desperdiciar mi leche

Descripción

Estuvimos en un boliche hasta altas horas de la noche bebiendo vino, birras y otro tipo de bebidas, pero a pesar de mis advertencias de que no tome tanto ella no me hizo caso como siempre y terminó en un estado calamitoso, tuve que llevarla cargada en brazos hasta mi casa para que pudiera descansar, pero ella no se dormía todavía y me pedía en medio de su delirio que le empuje la pija, “métemela hijo de puta, garchame” eso me decía, tanto que al final se la metí bien rico por el orto aunque ella ya ni la sentía, pero cuando intuyó que estaba por descargar mi leche la boluda se levantó para recibirla en su carita desencajada por el licor, no desperdició ni una gota de semen.