Enfermera rusa casi mata de placer a paciente senil

Descripción

No creo que llegue a vivir tanto tiempo como éste abuelo pero de ser así quisiera tener una enfermera grosa como ella, su nombre es Natalia Sedova y es una preciosa enfermera rusa, eficiente y muy servil, se preocupa tanto por sus pacientes que por eso la contrataron, para cuidar de este abuelo aunque no creo que le hayan encargado darle placer sexual, pero ella lo hizo, salía de la ducha y atendió bien al viejo, pero se le paró la arrugada pija y ella en un acto de valentía y amor por su profesión le entregó la concha, primero le paró la verga con un pete claro, lo intentó, pero luego se puso de perrito para que el viejo haga lo que pueda, no podía exigirle mucho pero cumplió! y sobrevivió.