Fui esclava sexual de mi primo y me gustó

Descripción

Creo que eso fue porque se nos pasó un poco la mano con el vino, primero nos besamos y me abrazó, no decíamos nada, solo nos besábamos, qué rico fue, pero de pronto sentí su poronga erecta y supe que las cosas terminarían con alto contenido sexual, él me dijo que quería que sea su esclava y yo sabía que eso significaba que me daría algunos azotes, pero estaba tan excitada que dejé que lo hiciera, además una pija así de gorda y dura para mí es demasiado rico, se la chupaba y él me mandaba bofetadas, me hizo llorar el pelotudo pero me gustó… una hora después de ese pete sádico vino a mí y me volvió a besar. Nos quedamos dormidos.