Le aposté a la putita de mi hermana que empatábamos en el partido y como perdió, le tocó que le rompiera el orto.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Le aposté a la putita de mi hermana que empatábamos en el partido y como perdió, le tocó que le rompiera el orto.

Con la putita de mi hermana hicimos una apuesta que claramente gané porque la selección empató así que me tocó cobrarme mi premio que fue ni más ni menos que una buena empomada por el ojete con esta pendeja zorra que está más buena que comer pollo con la mano. La flaca se pensó que no me iba a cobrar mi premio pero yo moría de ganas por probar ese hoyo de una buena vez por todas. Es por eso que aprovechamos el momento en que los viejos estaban durmiendo para pasarnos a la habitación de huéspedes y ahí sí por fin le hice el culo a la turrita, que no podía parar de gemir con cada pijazo que le metía.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed