Me calenté con la amiga de mi hija y no me quedó otra más que cogérmela.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Me calenté con la amiga de mi hija y no me quedó otra más que cogérmela.

Después de haberme buscado a más no poder es que por fin me animé a sacarme la leche acumulada con esta turrita. La pendeja es amiga d de mi hija y en realidad eso era lo único que me paraba porque no quiero que nadie en mi casa se entere de que me estoy moviendo a esta turrita en celo. Por suerte para mí la mina en cuestión tiene tanta calentura encima que está dispuesta a callarse la boca con tal de que concretar esa fantasía que tiene conmigo. Comerse a una pendeja como ésta no es cosa que se da todos los días así que lo lamento por mi jermu pero a mí la pija se me pone al palo con esta piba.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed