Mi hijastra es culona y no pude más, me la garché

Descripción

 Mi hijastra viene calentándome la pija desde hace un tiempo y yo no
soy de fierro. Traté por todos los medios de que la pendeja puta
dejara de buscarme pero cuanto más distancia pongo, más quiere que
me la coja. Hoy me hinchó tanto las bolas para que fuera hasta su
habitación para hablar con ella que finalmente accedí. Cuando
entré, la conchuda enseguida puso traba a la puerta y me dijo que no
me iba dejar salir de ahí hasta haber probado mi poronga. La pendeja
puta se bajó ahí nomás la bombacha y me la tiró en la cara. Pude
sentir el olor a hembra en la tanga que me arrojó y ahí sí que no
aguanté más y me la terminé garchando bien duro como ella tanto
había buscado. Lo que no se imaginó la pibita era que de yapa le
iba a romper el orto y se lo iba a dejar todo abierto y lleno de
leche.