Mi jermu es una atorranta que hasta dormida es puta. Aproveché la siesta que se pegó para ir metiéndole los dedos por la concha.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Mi jermu es una atorranta que hasta dormida es puta. Aproveché la siesta que se pegó para ir metiéndole los dedos por la concha.

La perra de mi jermu no hace nada al azar y éste es un claro ejemplo de lo que digo. La muy puta se quedó dormida después de almorzar y casualmente quedó toda despatarrada en la cama, lista para que le viera la bombacha ni bien entrara a la habitación. Así fue que cuando vi esa tanga asomando de entre las sábanas, no pude evitar meter mano en esa concha. De a poco le fui metiendo los dedos por la argolla mientras le acariciaba el clítoris. La atorranta seguía durmiendo pero la cajeta se le iba mojando cada vez más con cada dedo que le entraba por el agujero. Tan caliente se puso la cosa que hasta le empezó a chorrear la almeja de lo excitada que se puso con mi linda paja.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed