No tuve más remedio que empomarme a mi sobrina en la ducha

13 min
No olvides dar Like si te gustó!

La putita de mi sobrina es una pendeja atorranta que es hija de mi hermana, otra putona, que no para e tirarme onda en cada reunión familiar que se organiza. Esta vuela se fue al re carajo esta pendeja zorra cuando, aprovechando que me quedé a dormir en la casa de mi hermana, me llamó desde el baño y me pidió que le alcanzara una toalla. Lejos de haber terminado de pegarse una ducha, ni bien entré al baño la vi en bolas y toda enjabonada, lista para que me la garchara de una vez por todas aprovechando que estaba el agua corriendo y que seguramente sus gemidos no se iban a escuchar desde afuera del baño.


Compartir Tweet