Sabía que garcharme a una gordita zorra era la mejor opción para el fin de semana lluvioso.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Sabía que garcharme a una gordita zorra era la mejor opción para el fin de semana lluvioso.

Fin de semana lluvioso en Buenos Aires y yo solo como un pichicho. Por suerte para mí, la vecina del piso de arriba de mi departamento bajó para pedirme un poco de café y ese fue el guiño que me bastó para darme cuenta de que la conchuda andaba en la misma que yo: buscando qué carajo hacer un día tan de mierda como éste. Al toque la invité a pasar y cuando me quise acordar, la gordita ya estaba abierta de gambas para que me la empomara, no sin antes encender la webcam de mi computadora para dejar registro de lo bien que la pasé con Claudia, la vecina del 8b de mi edificio, que les manda un besito en la chota a todos.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed