Solo pensaba darle masajes pero matarla a pijazos fue mejor

Descripción

La trola de mi novia volvió del laburo con un estrés tal que se me ocurrió sacarle las tensones de la mejor manera posible. Es por eso que al toque de entrar a casa, empecé a hacerles masajitos mientras tomábamos unos mates y la flaca en menos de dos minutos ya estaba regalada como ella sola, lista para que le hiciera lo que se me cantaran las pelotas. Le empecé a sacar la ropa de a poco y cuando me quise acordar, la turra se había puesto tan caliente que me dijo al oído que había llegado el día en que me habilitaba el orto para que se lo dejara bien abierto de tantos pijazos que tenía pensado meterle por ese hoyo apretado.