Una pija matutina para la hermanita dormida

13 min
No olvides dar Like si te gustó!

La mina estaba dormida y yo me levanté antes que ella, era domingo por la mañana así que todo parecía indicar que sería un día tranquilo, fui a verla porque la noche anterior parecía haber llegado borracha de un boliche, estaba con esas prendas pegaditas y ajustadas que me han provocado pajas brutales tantas veces, no pude evitarlo, acariciar sus gambas y el culo tan suave y terso, ella lo sintió pero prefirió quedarse ahí mismo esperando la entrada de mi pija, pero era necesario darle un poco de amor a su concha, es mi hermanita pero está bien hermosa la mina, una vez que le empujé el choto ella abrió las gambas y se puso más cómoda, creo que fue muy feliz en ese momento. 


Compartir Tweet